Sentencia tribunal supremo de 17 de julio de 2002

STS (Sentencia tribunal supremo) de 17 de julio de 2002

“Establece que la obligación de indemnizar se extiende en primer término a la total reparación del daño causado según concepto admitido de la ” restitutio in integrum“, pero un resarcimiento justo ha de abarcar no sólo el daño materialmente producido sino todos los perjuicios que del evento se hubiesen podido derivar o ganancias dejadas de obtener y cuya indemnización resulta necesaria para volver las cosas al momento anterior de producirse el siniestro”